La carta orgánica Municipal, viene a terminar con las colectoras, las dadivas y el feudalismo electoral


FIN DE LAS DADIVAS

La carta orgánica Municipal, viene a terminar con las colectoras, las dadivas y el feudalismo electoral

El golpe de timón que da Quintela con la elección de constituyentes para la sanción de la carta Orgánica Municipal, es la situación política menos pensada para el bederismo.

La institución municipal capitalina tendrá la  autonomía para convocar a elecciones, organizar jurídica y jurisdiccionalmente su distrito, poner fin a los municipios paralelos y dictar una ley de coparticipación que llevara al jefe comunal a determinar su pauta salarial con los empleados y trabajadores del estado municipal.

Seria histórico que el armado electoral se dé a partir de una sola lista, que este integrada por todos los estamentos, sectores políticos y sus referentes, que sinteticen sus respectivas instituciones, sociales, políticas, eclesiales, deportivas, universitarias, ONG, fundaciones,  referentes políticos históricos y reconocidos juristas, esto permitiría además confirmar una vez más la voluntad verdadera de cambio de Ricardo Quintela, que a saber busca dejar un municipio a su sucesor con todas las herramientas con las que el mismo no pudo contar.

El bederismo deberá decidir si acompaña esta verdadera ratificación de convivencia democrática o se aferra a su modelo perverso que nos trajo hasta aquí con las instituciones totalmente devastadas.

Qué bueno sería que la denominación de del nacimiento de la Carta Orgánica Municipal, lleve por nombre, “Constitución Municipal”, para refrendar el orden de los poderes democráticos instituidos, a saber, Constitución Nacional, Constitución Provincial y la aspiración de que los riojanos contemos con una “Constitución Municipal”.

 

Comentarios

Comentarios

Previous Ellos bailan y gastan plata, mientras no dieron el aumento salarial y las clases no comenzarían
Next Votar en la interna de “los niños ricos de Beder”, es ser cómplices del feudalismo electoral y un gobierno corrupto