Comparto mí reflexión política para este domingo (acompaña un video de Quintela, de Facundo Cabral y un texto mágico de Feinmann que bíblicamente refiere a Eva)


Comparto mí reflexión política para este domingo (acompaña un video del Flaco Copani y un texto mágico de Feinmann que bíblicamente refiere a Eva)
Los fríos y los tibios no mueren por una causa, sino de casualidad
Eva desmitificaba a los que argumentan su tibieza ideologíca en la acción del fanatismo de los que somos Peronistas al defender una idea digna que confronta contra la labil sutil y descarnada complicidad que hiere y daña la moral de los que menos tienen.
“Yo no me dejé arrancar el alma que traje de la calle, por eso no me deslumbró jamás la grandeza del poder y pude ver sus miserias. Por eso nunca me olvidé de las miserias de mi pueblo y pude ver sus grandezas.”
Decide denunciar definitivamente (¿qué otra cosa si no lo definitivo le quedaba?) a los enemigos del pueblo: “A veces los he visto fríos e insensibles. Declaro con toda la fuerza de mi fanatismo que siempre me repugnaron. Les he sentido frío de sapos o de culebras”.
Se entrega a una exaltación del “fanatismo”. Del suyo, al que llegará a identificar con el de Cristo. En Eva, el fanatismo implica la entrega absoluta a una causa. Siempre dijo: “Los tibios me repugnan”.
“Para servir al pueblo hay que estar dispuestos a todo, incluso a morir. Los fríos no mueren por una causa, sino de casualidad. Los fanáticos, sí (…) El fanatismo es la única fuerza que Dios le dejó al corazón para ganar sus batallas”.
“Tenemos que convencernos para siempre: el mundo será de los pueblos si los pueblos decidimos enardecernos en el fuego sagrado del fanatismo. Quemarnos para poder quemar, sin escuchar la sirena de los mediocres y los imbéciles que nos hablan de prudencia. Ellos, que hablan de la dulzura y del amor que Cristo dijo: ¡Fuego he venido a traer sobre la tierra y qué más quiero sino que arda! Cristo nos dio un ejemplo divino de fanatismo. ¿Qué son a su lado los eternos predicadores de la mediocridad?” Las citas bíblicas de Eva son precisas, ni erráticas ni menos aún equivocadas. Tomo, de mi Prólogo, el siguiente fragmento: “Jesús, en Lucas 12.49, dice: ‘He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya hubiera prendido!’” (Biblia de Jerusalén). Luego, en 12.51, insiste: “¿Creéis que estoy aquí para poner paz en la tierra? No, os lo aseguro, sino división”. Son textos que han asombrado a los teólogos porque contradicen el mensaje central del profeta de Nazareth: el del amor, el de poner la otra mejilla. De aquí que, en San Mateo, el texto que Evita menciona sea antecedido por el título: Jesús, señal de contradicción. Y dice: “No penséis que he venido a traer paz a la tierra. No he venido a traer paz, sino espada” (Mateo, 10.34.). Hay una explicación.
El confesor de Eva durante sus largos últimos días fue el padre Hernán Benítez. Es (muy) posible que él le hiciera conocer esas citas tan cuidadosamente escogidas y que ocupan un escueto espacio en los evangelios. Acaso impresionado por los durísimos textos contra la Iglesia, Hernán Benítez (un digno sacerdote, de los pocos: hoy Domingo Bresci, otro pastor del pueblo, da misa en la misma parroquia que él) negó la veracidad de Mi Mensaje. No es así. Vi el auténtico manuscrito. Me lo mostró hace más de diez años Fermín Chávez: un montón de hojas amarillentas. Cada una llevaba las iniciales inconfundibles de Eva, el Flako Feiman muestra en este tramo textual, la desición y la escencia del peronismo, en nuestro contexto provincial, a lo largo del tiempo, hemos vivido sumergidos en estás contradicciones de parecernos a quien maneja el poder, a quien se sienta en la caja y a látigo y sin diálogo, solo dicta sus propias intuiciones. Somos lo que la gente determina o somos la determinación de la seducción de un minúsculo sector que, de manera inteligente se reinstala y retroalimenta para Gobernar desde las sombras y no tanto. Hablar de Eva nos interpela, nos deja sin ropa ante los ojos de los más humildes, vivir como Peronistas es un desafío diario y casi utopíco. Sin duda es un camino que no todos están obligados a recorrer y siempre será más cómodo escuchar sin oír, militar sin convicciones, no ponerse en la piel del otro.
Hoy los tiempos definen que nos recontruyamos ante la Pandemia ideológica que representa el neoliberalismo, hoy Eva es mirada real que destruye el tiempo y nos pone en debate entre, lo que queremos ser y nuestras vilexs apariencias para convencer, más tarde o más temprano, la hora electoral nos golpeara la puerta, más tarde o más temprano, la hora del pueblo llegará para saber de qué estos hechos los Peronistas en la provincia de la Rioja, tierra de caudillos, tierra Federal

Comentarios

Comentarios

Previous SANTORO LES TAPÓ LA BOCA AL MACRISMO Y AL RADICALISMO CÓMPLICE POR EL CASO GUTIÉRREZ (MIRA EL VIDEO)
This is the most recent story.